Sentirnos seguros, una necesidad humana

diciembre 16, 2020 Salud

Ya lo decía Maslow en su pirámide. En 1943, el psicólogo estadounidense Abraham Maslow indicó que la necesidad de sentirnos protegidos es la segunda después de las necesidades básicas para subsistir (comer, dormir). Lo que ocurre es que con los tiempos que nos ha tocado vivir, cada vez es más difícil conseguirlo.

Podemos recrear un relato de una persona en el mundo real viviendo las distintas etapas de la pirámide de Maslow.

Historia ficticia de un niño siguiendo las etapas de la Pirámide de Maslow

Pirámide

El protagonista es un niño que ha nacido en una familia donde convive con sus padres y abuelos.

  • Primera etapa: Necesidades Fisiológicas.
    Tiene la suerte de que sus necesidades fisiológicas (hambre, sueño, aseo) están atendidas continuamente porque siempre hay alguien en casa que puede cuidarle cuando sus padres van a trabajar.

 

  • Segunda etapa: Necesidades de Seguridad.
    Debido a que los padres del niño están activos profesionalmente, pueden mantener una estabilidad económica suficiente para seguir cubriendo sus necesidades básicas. Por tanto, el niño sigue creciendo y descubriendo el exterior confiado en que su subsistencia no peligra.

 

  • Tercera etapa: Necesidades Sociales.
    Llega el momento de ir a la escuela. El niño, hijo único, es sumamente tímido y tiene dificultad en socializar. Sus padres deciden buscar la ayuda de tutores y empieza sesiones con un terapeuta para solucionar este problema.

 

  • Cuarta etapa: Necesidades de Reconocimiento.
    Después de algunas pocas sesiones, el niño, con toda la fuerza de su voluntad, logra con éxito sobreponerse a su excesiva timidez que le impedía comunicarse y consigue llegar a integrarse totalmente con sus compañeros de clase. Llega a tener su propia pandilla.

 

  • Quinta etapa: Necesidades de Autorrealización.
    El esfuerzo del niño para no aislarse, provocó que siguiera los consejos de su terapeuta y se apuntó al grupo del teatro del colegio. ¡Qué sorpresa al descubrir que esta actividad le divertía! Le obligaba a sentirse con una personalidad nueva cada vez, lo cual es propio de un actor, y ello le marcó para entregarse en el futuro a esta profesión. Con el tiempo llega a ser un actor famoso y siente bienestar en valorar su propia evolución como persona.

Esta pequeña historia sirve de ejemplo de cómo la protección que ese niño recibió por parte de su entorno sirvió para que pudiera afrontar las dificultades que se interponían en el trascurso natural de su vida. Sentir seguridad es sin duda un paso adelante para seguir avanzando.

niño seguro

De todas formas, existen críticas a la Pirámide de Maslow que observan que no todas las personas tienen el objetivo de sentirse realizadas o que muestra solo el aspecto de la evolución del individuo y no como sociedad. Sobre esta última, resulta curioso constatar que el resultado de la búsqueda de la entrada en Google “sentirse seguro” generalmente nos devuelve una gran mayoría de resultados en relación a “sentirse seguro con uno mismo”. Si reflexionamos sobre ello, es posible que lleguemos a la conclusión de que la sensación de seguridad deberíamos experimentarla desde nuestro interior, procurando llegar a ella al menos sin sentir sus sentimientos contrarios: miedo y desconfianza hacia lo exterior.

 

Para sentirnos seguros podemos recurrir a elementos y relaciones con personas que nos den bienestar en el ámbito privado como pueden ser reservar tiempo para estar con la familia y amigos. En el ámbito económico y profesional, puede generar tranquilidad ahorrar o contratar seguros (para nuestra salud, para el hogar, para la jubilación). Cada uno de nosotros debería conocer cómo lograr sentir seguridad y confianza, factores imprescindibles para encarar un futuro al que poder enfrentarnos con todos sus cambios.

contratar seguros

Nuestros clientes opinan