Preparar el coche para la vuelta al uso, clave para evitar accidentes

mayo 21, 2020 Motor

Tras semanas de férreo confinamiento, media España ha entrado en la Fase 1 de la desescalada. El escenario supone una relajación de las medidas del estado de alarma y un paso más hacia la nueva normalidad. De hecho, son muchos los españoles que ya pueden desplazarse para ir a ver a sus seres queridos, moverse a otros municipios de su provincia, etc. Y para hacerlo una opción es utilizar el vehículo privado. Sin embargo, y tal y como apunta el comparador de seguros Acierto.com, nuestros coches llevan mucho tiempo parados. Razón de más para extremar las precauciones.

La puesta a punto del coche, clave

Así, la puesta a punto a de nuestro automóvil será fundamental para evitar percances. Se trata de uno de los principales factores que inciden en la siniestralidad. Es decir, una buena puesta a punto y un correcto mantenimiento de nuestro vehículo reduce el riesgo de sufrir una avería o accidente en carretera. En el caso de aquellos que han estado parados durante mucho tiempo la cuestión todavía cobra más importancia.

La falta de uso puede generar problemas en los neumáticos, la batería, el motor, el aire acondicionado, el parabrisas y otros. Por desgracia, el mantenimiento continúa siendo una de las asignaturas pendientes de los españoles. Según los datos de Acierto.com, 2 de cada 5 conductores no realizan las revisiones estipuladas por el fabricante –el 18 % ignora cuándo debe pasarla– y 1 de cada 4 no prepara su vehículo ni siquiera antes de un viaje largo.

La investigación del comparador pone de manifiesto también por qué actuamos de esta manera: mientras el 26,4 % apunta a la falta de tiempo, un 19 % argumenta que le resulta demasiado caro. El resto alega otras razones. A esta falta de mantenimiento hay que sumarle el creciente envejecimiento del parque automovilístico español, cuya edad media se encuentra en los 12,4 años. Pero, ¿en qué tenemos que fijarnos exactamente después de tener el coche mucho tiempo parado?

Cómo preparar el coche

Para empezar, revisar los neumáticos será fundamental. Entre otros, comprobar la presión y el dibujo, así como que no tengan ningún desgaste irregular. En este punto cabe comentar otro dato del estudio: cerca del 60 % de los conductores españoles no cambia sus neumáticos a tiempo –el 46,2 % lo hace después de recorrer con ellos más de 50.000 kilómetros y el 11,7 % tras superar los 65.000–. Los expertos establecen el límite en 40.000 kilómetros. Circular con los neumáticos en mal estado incrementa el riesgo de vernos involucrados en un accidente y de sufrir un reventón. Tampoco podemos olvidar la rueda de repuesto.

Comprobar que las luces funcionan correctamente (inclusive los intermitentes y antiniebla) será otro punto clave para nuestra seguridad. Por otra parte, revisar el estado de las escobillas y el líquido del limpiaparabrisas será sencillo. Basta con mirar debajo del capó. Allí podremos repasar el refrigerante, el líquido de frenos y el aceite.

También es fácil examinar el estado de los amortiguadores: para conseguirlo podemos presionar el capó hacia abajo y soltar. Si el coche oscila una vez es que funcionan correctamente, pero si lo hace reiteradamente quizás deberíamos cambiarlos. Observar cómo reaccionan los frenos será, asimismo, básico –si chirrían, se alarga la frenada o se comportan de forma anormal–.

En cuanto a la batería, se trata de la gran protagonista de la asistencia en carretera del seguro del coche –es la responsable del 40 % de ellas–. Si necesita mantenimiento, rellénala. En caso contrario comprueba que no muestre síntomas de que se está agotando, que no da problemas al arrancar, las luces no parpadean, etc. Otros elementos que resulta conveniente mirar son los filtros del aire acondicionado –que estén limpios–, el combustible, y la correa de distribución, sin perder de vista que precisamente durante el estado de alarma es cuando, probablemente, nuestro vehículo estará más tiempo parado en la calle.

Cómo arrancar el coche tras mucho tiempo parado

A la hora de arrancarlo, para acabar, lo haremos con prudencia, pues algunas piezas internas pueden haberse visto afectadas por el parón continuado del vehículo. Si al girar la llave notamos que tiene dificultades para arrancar, esperaremos y lo intentaremos reiteradamente. No es recomendable que la llave permanezca girada durante más de cinco segundos.

También es conveniente mantener el motor al ralentí durante cinco o diez minutos para que todas las piezas recobren su movimiento habitual y se distribuyan correctamente los líquidos.

El seguro del coche, ¿puedo darlo de baja si todavía no he vuelto al trabajo?

Aquellos que todavía no han vuelto al trabajo o lo ven más lejos, una de las dudas más habituales es si podemos dar de baja el seguro del coche. Tal y como apunta el comparador de seguros Acierto.com, la respuesta es clara: no. Así lo estipula el Real Decreto 8/2004 sobre la responsabilidad civil y el seguro en la circulación de vehículos a motor.

La razón es sencilla: si nuestro vehículo causa un percance (incluso sin estar en uso), deberemos hacernos cargo de la responsabilidad civil y de los daños que se deriven del mismo. Por ejemplo: imaginemos que nuestro coche está aparcado en el parking del edificio y que este tiene cierta pendiente. Imaginemos también que falla el freno de mano y que impacta sobre otro vehículo o, peor, sobre un vecino. Deberemos correr con los gastos y con la indemnización.

El seguro de coche no se puede dar de baja, aunque esté parado. Hay gente que lo tiene en un garaje mucho tiempo y piensa también que se puede, pero no. Porque el aseguramiento en España es obligatorio solo por el mero hecho de tener el vehículo, debido a la responsabilidad civil que puede derivar. Es decir, que mientras el coche esté en activo –dado de alta en tráfico– ha de tener seguro. La cobertura obligatoria es la que marca la ley: la responsabilidad civil obligatoria, el resto no es necesario contratarlas.

Además, dar de baja el seguro –a no ser que el vehículo también se dé de baja de forma temporal o definitiva– implica incurrir en un delito. En caso de accidente, el propietario podría enfrentarse a una sanción que oscila entre los 600 y 3.000 euros; además del depósito o precinto del vehículo durante un mes.

Dicho lo cual, lo que sí podemos hacer es dar de baja temporalmente el vehículo a través de la página web de la Dirección General de Tráfico aportando la correspondiente documentación.

Desde Onyx Seguros te animamos a seguir todas estas recomendaciones para que disfrutes de la mejor vuelta posible en el uso de tu coche.

Nuestros clientes opinan