Prepara tu piel para el verano

julio 17, 2018 OnyxSalud

 

El verano es una de las épocas del año en las que más nos apetece estar al aire libre y disfrutar del buen tiempo, pero también debemos tener en cuenta cómo el calor y los rayos del Sol afectan a nuestra piel. En este artículo te contamos las claves a tener en cuenta para disfrutar del Sol sin que nuestra piel sufra por ello.

 

¿Cómo afecta el Sol a nuestra piel?

El Sol es fuente de innumerables propiedades beneficiosas: nos proporciona calor, energía y luz pero, del mismo modo, también es responsable de ciertos efectos adversos que pueden no ser tan visibles en un primer momento.

El mayor riesgo de todos es que los rayos solares contienen radiación ultravioleta. También conocida como rayos UV, daña nuestra piel a corto y a largo plazo, ya que sus efectos pueden surgir al cabo de mucho tiempo después de haber estado expuestos al Sol sin protección solar.

Entre estos efectos adversos, hay algunos más superficiales como, por ejemplo, la aparición de manchas en la piel o, con el tiempo, el envejecimiento de la piel y la aparición de arrugas provocadas por el Sol. Sin embargo, el principal motivo por el que debemos ser especialmente cautelosos es porque estos rayos solares también son causantes de enfermedades más peligrosas, como el cáncer de piel en sus distintos grados. Por ello, nunca hay que abusar del Sol y deberemos ser siempre precavidos a la hora de protegernos de manera adecuada.

ONYX-MGS Blog Aire Verano

¿Cómo protegerse adecuadamente contra los efectos adversos del Sol?

Si bien es cierto que hay personas que se queman con más facilidad que otras, aunque no puedas verlo, el Sol afecta a la piel de todos y, por ello, aunque tiendas menos a quemarte que otras personas, es igualmente importante utilizar protección solar.

El protector solar actúa a modo de barrera contra los rayos ultravioleta del sol, y su efecto dependerá de cada persona, del tiempo de exposición al Sol y de las condiciones del lugar en el que se encuentre. Por lo general, si vas a estar expuesto al Sol durante poco tiempo y en movimiento – andando por la calle, por ejemplo – con una protección de factor 15 a 20 será suficiente; si vas a la playa, deberías usar al menos factor 30.

Hay zonas del cuerpo que son especialmente sensibles al Sol y a las que es recomendable prestar especial atención a la hora de ponerse crema: cara, orejas, cuello y escote. A su vez, tampoco debes olvidar proteger la cabeza con una gorra o sombrero y los labios con un protector labial solar, especialmente si sabes que vas a estar expuesto al Sol durante mucho rato.

Otra de las partes del cuerpo que se suele olvidar a la hora de protegerse contra el Sol es el pelo. Existen distintos productos (mascarillas, etc.) que puedes aplicar o antes o después de ir a la playa, que protegerán el cabello y evitarán que pierda fuerza y brillo.

Y mientras no estamos expuestos al Sol, ¿cómo cuidar de nuestra piel durante el verano?

El verano es una estación en la que nuestra piel es susceptible de sufrir los efectos de varios agentes, ya sean los rayos del Sol, la sal del agua marina, el cloro de las piscinas, la arena, la deshidratación causada por el calor, el sudor, etc.

Todos estos factores afectan de modo distinto a nuestra piel, pudiendo causar quemaduras en el caso de los rayos del sol, irritaciones en el caso del cloro y la sal marina o sequedad por el calor. Por estos motivos, en verano será especialmente importante mantener limpia e hidratada nuestra piel.

Después de bañarte en el mar o en la piscina, aclárate la sal y el cloro con una ducha rápida y, después de estar expuesto al Sol, recuerda hidratar tu piel con crema hidratante normal o con opciones after-sun, tu piel se sentirá más fresca y relajada.

A parte, recuerda mantenerte hidratado en todo momento y, si quieres ponerte moreno, no abuses del Sol el primer día; es preferible ir cogiendo color poco a poco para evitar los golpes de calor y las quemaduras en la piel.

 

El clima veraniego nos permite disfrutar de las actividades al aire libre, pero siempre podrás disfrutar mejor de esta temporada si tu piel y tu salud no sufren por ello.

 

¡Desde Onyx te deseamos un muy buen verano y unas vacaciones responsables!

Nuestros clientes opinan