Patinetes eléctricos: ¿es necesario regular esta nueva forma de movilidad?

enero 23, 2020 Salud

Ya sabes que los patinetes eléctricos son un medio de movilidad más económico que las bicicletas, las motos o los coches. Son rápidos, sortean atascos, conducirlos es simple y no conlleva esfuerzo físico, son fáciles de transportar y guardar y se puede acceder con ellos a zonas restringidas a la circulación.

Pero no todo lo que envuelve esta nueva forma de movilidad es positivo; según los datos recogidos por la DGT en 2018, la aparición de estos patinetes ha supuesto “un aumento notable” del riesgo de atropellos y sus consecuencias. En los once primeros meses de 2018 se contabilizaron 273 accidentes en 44 ciudades y en 203 de ellos hubo algún tipo de responsabilidad del conductor del patinete.

Aunque no se puede generalizar porque hay lugares en los que el tráfico entre vehículos es fluido, existe una falta de conciencia de respeto a las normas, lo que implica un riesgo para los conductores y para los demás usuarios de las vías.

En concreto, en Barcelona, el Ayuntamiento ha detectado una gran proliferación de “vehículos de movilidad personal”, lo que ha supuesto una situación de difícil convivencia en determinadas zonas de la ciudad. Esta situación puede convertirse en un problema, ya que no existe una legislación de patinetes eléctricos a nivel estatal.

La suma de incidentes y quejas por parte de muchos ciudadanos ha sido el paso previo para desarrollar una normativa dentro de la ciudad condal. Según informa el Ayuntamiento, en Barcelona se produce cada día, de media, un accidente en el que están involucrados los patinetes eléctricos. La causa puede producirse a consecuencia de la imprudencia de los conductores, por el exceso de velocidad o por la falta de conciencia de estar al mando de un vehículo a motor y, por ello, el Ayuntamiento ha resuelto determinar una normativa temporal que proteja tanto al tráfico como al ciudadano de a pie. Te lo explicamos a continuación:

Regulación actual de vehículos de movilidad personal en la ciudad de Barcelona

Los vehículos de movilidad personal son aparatos eléctricos que, en función de sus características, reciben la clasificación siguiente:

TIPO A TIPO B TIPO C1 TIPO C2
Ruedas, plataformas y patinetes eléctricos de tamaño más pequeño y ligeros Plataformas y patinetes eléctricos de mayor tamaño Destinados al transporte de pasajeros Destinados al transporte de mercancías
Masa máxima:

25 kg

Masa máxima:

50 kg

Masa máxima:

500 kg

Masa máxima:

500 kg

Longitud máxima: 1 m Longitud máxima: 1,9 m Longitud máxima: 3,1 m Longitud máxima: 3,1 m
Anchura máxima:  0,6 m Anchura máxima: 0,8 m Anchura máxima: 1,5 m Anchura máxima: 1,5 m
Altura máxima:

2,1 m

Altura máxima:

2,1 m

Altura máxima:

2,1 m

Altura máxima:

2,1 m

Normativa

Casco:  Obligatorio para los usuarios de vehículos del tipo A (en caso de actividad de explotación económica) y todos los usuarios del tipo B. En el resto de casos es recomendable.

Elementos reflectantes, luces y timbres: Obligatorio para todas las tipologías de vehículos, excepto para los vehículos del tipo A, para los cuales es recomendable.

 

 

Edad mínima: 16 años en todos los casos. Los menores pueden utilizarlos en espacios cerrados al tráfico bajo la responsabilidad de un adulto. Para los vehículos del tipo C1 los conductores deben ser mayores de edad (18 años).

 

 

Seguro: Obligatorio contratar un seguro de responsabilidad civil para todas las personas físicas y jurídicas titulares, ante terceros y ante los pasajeros de los vehículos de tipo C1. Si el uso del vehículo es personal, el seguro no es obligatorio, pero sí recomendable.

 

 

Estacionamiento: Únicamente en los espacios habilitados. Prohibido atarlos a árboles, semáforos, bancos, estacionar en zonas de carga y descarga o servicio de Bicing, salidas de emergencia, hospitales, así como en las aceras, cuando se impida el paso de los peatones.

Régimen sancionador: Multas de hasta 100 euros infracciones de carácter leve, de hasta 200 euros por las de carácter grave y de hasta 500 euros por las de carácter muy grave.

Como ves, las necesidades de movilidad actual de la población implican la aparición constante de nuevos medios de transporte y estos, aunque pueden ser positivos y ayudar a descongestionar el tráfico, también implican peligros, por lo que es necesario establecer una regulación y que los usuarios sean responsables a la hora de utilizarlos.

Nuestros clientes opinan