¿Cómo tratan la muerte en diferentes culturas?

noviembre 5, 2020 Onyx

El pasado 1 de noviembre, Día de Todos los Santos, la muerte, tantas veces tabú en la sociedad, cobraba un especial significado por la conmemoración de los difuntos. Cada año, en España, este festivo de origen católico congrega a las familias en los cementerios para visitar las tumbas y nichos de sus personas queridas, tradicionalmente, depositando ramos de flores.

El impulsor de esta celebración fue el papa Gregorio III, hace casi 1.300 años, al consagrar una capilla en la Basílica de San Pedro en honor de todos los santos de la Iglesia. Pero ¿cómo se recuerda a los que ya no están en otras culturas?

Europa

bonfire tofee

En el viejo continente también se celebra el Día de Todos los Santos con otras particularidades. En Reino Unido, por ejemplo, se comen unos caramelos llamados bonfire tofee, con sabor a melaza.

Alemania considera el 1 de noviembre como día de duelo nacional, el ‘Totensonntag’, en que algunas actividades de ocio están prohibidas.

América

En América es ampliamente conocida la celebración de Halloween en Estados Unidos y Canadá y otros países americanos de habla inglesa o hispana. Cabe destacar que es una tradición que exportaron los irlandeses y escoceses.

En México, como en nuestro país, se honra a los muertos el día 1, y es tradicional ver unos caramelos con forma de calaveras pequeñas y el conocido como ‘pan de los muertos’, un pan dulce hecho con levadura que suele comerse durante la cena.

pan de los muertos

En cambio, en Nicaragua, la visita a los familiares fallecidos a los cementerios se produce de noche, y se celebra durmiendo al lado de las tumbas.

Ecuador también lo celebra en familia, con una comida típica: guaguas de pan (figuras de pan con forma de niños), moras y otras frutas. En algunas comunidades indígenas, la comida se realiza sobre la tumba del fallecido.

África

En el continente africano, donde se profesan varias religiones, el culto a la muerte se manifiesta con otras costumbres arraigadas desde la prehistoria. Si la persona fallecida era musulmana, el duelo dura lo mínimo, ya que, según el islam, debe ser enterrada en un día. En cambio, si era católica, dura mucho más.

Egipto, en la antigüedad, fue un claro ejemplo del culto a los difuntos, dedicándoles pirámides, templos y otras ofrendas para su espíritu, con la creencia de que quedaba vagando por el espacio y el individuo seguía existiendo.

Egipto

Asia  

 

fantasmas hambrientos

Para los asiáticos, la manera de honrar a los muertos es distinta a la occidental. En China se celebra un ‘día de los fantasmas hambrientos’, en referencia a los espíritus que visitan a los vivos. Esta fiesta dura 15 días y la última noche, para que los espíritus puedan regresar a casa, se iluminan las calles con lámparas de agua.

En Japón, se celebra el Obon, una festividad veraniega en honor a los espíritus de los fallecidos. Colocan lámparas rojas por todas partes y se enciende un fuego para guiar a los espíritus hasta su lugar de origen.

Oceanía

En el caso de Nueva Zelanda y Australia, existe un día festivo, el 25 de abril, en que se honra a los cuerpos del ejército australiano y neozelandés (ANZAC), recordando a los muertos en la batalla de Galípoli (Turquía), durante la Primera Guerra Mundial.

ANZAC

Como ves, la forma de rendir homenaje a las personas que ya no están entre nosotros varía mucho alrededor del mundo, ya que la muerte es un proceso natural que debemos aceptar a lo largo de nuestra vida.

Nuestros clientes opinan