Claves para detectar fugas de agua en el hogar

junio 27, 2018 HogarOnyx

 

Las fugas de agua son uno de los problemas más habituales en el hogar. A veces son muy fáciles de detectar y reparar, pero otras no tanto, y es por ello que vale la pena hacer lo posible para localizarlas cuanto antes mejor.

Los consejos que encontrarás a continuación te servirán para conocer más sobre las fugas de agua y, de paso, ahorrar en gastos innecesarios.

 

1. Cómo detectar si hay una fuga de agua en tu hogar

Las fugas de agua no siempre son evidentes. Es posible que no te hayas dado cuenta pero notes que existen porque tu factura del agua ha subido considerablemente.

Si sospechas que puede haber un escape de agua en tu hogar, cierra la llave del agua y observa si el contador sigue cambiando de número. Si es así, es muy probable que exista.

Del mismo modo, conviene avisar a un profesional si ves que un grifo no para de gotear al haber cerrado la llave del agua o si ves que se está formando una humedad.

 

2. Cómo encontrar una fuga de agua una vez ya la has detectado

Si ya has detectado que hay una fuga de agua, es posible que, aun así, no veas de dónde proviene.

Es por ello que, para facilitar el trabajo a los profesionales y ahorrar tiempo y dinero, estos son los lugares que vale la pena revisar:

  • Las válvulas de alivio de presión. Es el primer sitio dónde debes mirar, ya que puedes ver, casi a primera vista, si hay un escape de agua. Si no ves nada pero quieres asegurarte de que la fuga no proviene de las válvulas, acerca el oído: si oyes un ruido siseante puede que el problema esté allí.
  • El retrete. Quitando la tapa del tanque del agua podrás ver si existe alguna fuga de agua. Presta también atención a si escuchas el sonido del agua corriendo sin haber tirado de la cadena, esto podría indicar que hay un escape.
  • Grifos para mangueras. Fíjate también en esta fuente de agua, ya que si ves que gotea o que hay alguna filtración esa será señal inequívoca de que allí hay una fuga.

 

ONYX-MGS Blog Fuga

3. ¿Reparar tú mismo o llamar al fontanero?

Hay fugas que pueden ser fáciles de reparar si sabes cómo utilizar alguna que otra herramienta, pero, si no estás seguro de lo que vas a hacer, ten cuidado: podrías empeorar el daño.

Presta especial atención en los casos en los que haya que cavar para inspeccionar las tuberías, y siempre, en caso de duda, contacta con profesionales para que puedan evaluar la situación.

 

4. Haz un mantenimiento adecuado de las tuberías

Aunque no las veas, eso no quiere decir que no sea importante preocuparse por ellas. Por ello, la mejor manera de reducir el riesgo de fuga de agua es realizar un buen mantenimiento de las tuberías.

En primer lugar, es primordial encargarte de que se mantengan limpias.

Evita que se acumulen restos de comida u otros residuos en el fregadero de la cocina, y no tires grasas como el aceite o productos químicos como disolventes o pinturas por el desagüe.

Tanto en el fregadero como en la ducha, puedes colocar un filtro que evite que cabellos u otros restos se vayan a las tuberías y, como consejo, los especialistas recomiendan tirar agua ardiendo por el desagüe para eliminar restos de grasa que se hayan podido acumular.

Las fugas de agua pueden estar provocadas por distintas causas, pero un mantenimiento adecuado es, sin duda, la clave para que, si se producen, se puedan localizar a la mayor brevedad.

 

En Onyx Seguros contamos con los mejores profesionales y te ofrecemos un seguro de hogar completamente flexible, que puedes personalizar con las características de tu hogar para conseguir el mejor precio. Calcula el presupuesto de tu seguro en menos de un minuto haciendo clic aquí.

Nuestros clientes opinan